Sunday, August 31, 2008

USE BIEN LA PALABRA DE VERDAD

0 notes

USE BIEN LA PALABRA DE VERDAD

PALABRA / II TIMOTEO 2:14-26
V. CLAVE / II TIMOTEO 2:15

En la palabra anterior Pablo le enseña a Timoteo a ser un buen soldado de Jesucristo. Pablo le dice a Timoteo que entregue totalmente su vida a Dios, así como los soldados entregan totalmente sus vidas al servicio de la nación. En ésta palabra Pablo exhorta a Timoteo a que se prepare como un obrero aprobado delante de Dios. Esto es, que se prepare bien para servir la palabra a las ovejas y en la iglesia.

De los versículos 14 al 18, Pablo exhorta a Timoteo que deje a un lado las contiendas y las palabrerías. En aquel tiempo las ideas del judaísmo y el gnosticismo atacaban mucho a la iglesia. Esto trajo mucha discusión entre los cristianos. Algunos, por tratar de mostrarse más cultos para aquel tiempo. Comenzaron a estudiar la filosofía griega que era el non plus ultra de la educación y cultura. Pero al no guardar la palabra, comenzaron a combinar las ideas filosóficas con las enseñanzas bíblicas. De ésta manera torcieron la palabra negando la resurrección y la comunión entre el espíritu y la carne dándole prioridad a uno y negando al otro. Pero llegaba el problema de que los que querían guardar la palabra, en lugar de ayudar a los otros a comprenderla y entender por qué estaban mal las ideas filosóficas, comenzaban a discutir con los otros generando un ambiente de tensión.

Las contiendas, las discusiones, solamente generan tensión, y luego enojo. Estas cosas finalmente no ayudan ni a pastores ni ovejas. Cuando apenas comencé a salir a pescar a campus, muchas veces me enfrenté a ovejas que tenían un gran rencor hacia la iglesia en general. Ellos estaban llenos de las ideas filosóficas y de otras corrientes ideológicas. Criticaban las acciones de la iglesia y lo que decía la Biblia defendiéndose con los pensamientos humanistas. En aquel entonces comencé a atacar las ideas de aquellos estudiantes, y lo que había pensado en hacer una invitación al estudio bíblico, se volvía en una batalla campal para demostrar quién tenía la razón. En ese tiempo M. Timoteo en varias ocasiones nos dijo que no era necesario pelear con las ovejas, sino que debíamos sembrar la palabra. Yo nunca había salido a pescar con M. Timoteo, pero parecía que él sabía todo lo que yo hacía cuando salía a pescar, como si me estuviera espiando. Me di cuenta de que en realidad no sembré nada de la palabra en esas ovejas, sino que probablemente hice que la herida espiritual que tenían se agrandara, y yo perdiera el amor y el corazón de pastor hacia las ovejas. Desde entonces, cada vez que encuentro ovejas así en campus, oro en mi interior para que Dios me de las palabras adecuadas para servirles, y provocar una guerra.

Pero en mí sigue habiendo éste discutir. En la Conferencia Internacional, M. Don Kuper dijo en el estudio de grupo que muchas veces a los más difíciles de amar son a los colaboradores, porque siempre tenemos expectativas más altas de ellos y tenemos un trato más personal con ellos. Yo conozco mis luchas y me esfuerzo en corregir mi actitud y mi carácter, pero no siempre lo logro. Pero cuando veo a otros, veo solamente lo que hacen, pero no pienso en las luchas que han de tener cada uno. Por eso me ha costado mucho trabajo servir a algunos colaboradores en el Centro. A los pastores menores, discípulos y ovejas, me esfuerzo en servirles, pero de los pastores mayores tengo altas expectativas, y cuando hacen algo que me parece incorrecto, solo discuto con ellos.

¿Cómo ayudarles y servirles tanto a ovejas como a los colaboradores? En el versículo 15 Pablo le dice a Timoteo la actitud del siervo de Dios.

Primero, este debe ser un obrero diligente en presentarse a Dios como aprobado. Los obreros aprobados por Dios son aquellos que se esfuerzan en servirle y hacer las cosas conforme a su voluntad. ¿De qué siervo se agrada más su señor? Del que deja de hacer otras cosas para hacer las cosas que su señor le manda que haga. De aquel siervo que se esfuerza lo más que puede por hacer las cosas lo mejor posible. El señor no se agrada del siervo que lleva más tiempo con él, sino del que se esfuerza en agradarle. El siervo que es aprobado ante su señor no tiene nada de qué avergonzarse, pues hizo todo lo que se le mandó que hiciera. Sin embargo, el mal obrero es aquel que siempre tiene excusas para todas las cosas que hizo o dejó de hacer. Son ociosos y negligentes. En nuestra actualidad, en las empresas es igual. No suben de puesto aquellos empleados que llevan más tiempo trabajando en la compañía, sino aquellos que los jefes les inspiren confianza, no importa que lleven poco tiempo. Así, el siervo aprobado por Dios debe esforzarse lo más que puede para lograr cumplir la voluntad de Dios. Debe ser estricto en su manera de vivir para vivir conforme al deseo de Dios, no conforme al deseo de su propio corazón. Debe ser un estudioso académico de la palabra para no dar lugar a ser atacado por otras doctrinas.

Segundo, debe usar bien la palabra de verdad. Dios se manifestó a los hombres a través de su palabra. Nosotros no conocimos a Dios porque se nos apareció en una revelación divina o en sueños, sino que fuimos invitados a estudiar la Biblia, y a través del estudio de la palabra de Dios, poco a poco fuimos conociendo a Dios. Su verdad fue revelada a través de su palabra, y a través de su palabra también conocemos su voluntad. Nosotros no descubrimos la existencia de Dios, sino que Dios se reveló a nosotros mediante su palabra. Por eso, el cristiano debe estudiar continuamente y profundamente la palabra de Dios, pues una fe sin la palabra de Dios se puede desviar. El apóstol Pablo, antes de ser apóstol, fue un joven que tenía un gran celo por las leyes de Dios. Pero cuando él tuvo celo por la ley de Dios sin comprender el corazón de Dios ni estudiar profundamente la palabra de Dios sino que solamente creyó en lo que sus maestros fariseos le decían, se volvió un hombre que persiguió a los cristianos, haciéndose el enemigo número uno de Dios. Pero cuando él se fue a Arabia para estudiar tranquila y profundamente la palabra de Dios, pudo descubrir la verdad de Dios.

Pablo compara a los obreros con los utensilios que hay en una casa. Hay utensilios de oro y plata, así como también los hay de madera y barro. Pero no importa de qué material están hechos, sino para lo que sirven, si son para hacer cosas honrosas o deshonrosas. Así también en los obreros de Dios, las cualidades humanas no son importantes, sino su corazón delante de Dios. El que está limpio en Jesús, éste es instrumento de horna para Dios, y útil para él. Por eso Pablo exhorta a Timoteo, y a nosotros también, a que huyamos de las pasiones juveniles, y más bien guardemos la justicia, la fe, el amor y la paz. Finalmente, Pablo le dice que no sea contencioso, sino amable, apto para enseñar, sufrido, manso para corregir. De ésta manera, Dios quizá permitirá que se arrepientan y conozcan la verdad.

Oro para tener éste actitud del obrero aprobado de Dios. Oro para poder tener un corazón manso para corregir, y aprenda a ser apto para enseñar y ser sufrido para servir a otros. Por eso, oro para que me esfuerce en disciplinarme a mí mismo para presentarme ante Dios como un obrero aprobado que usa bien la palabra de verdad. Oro para que sin cesar ore para tener un corazón y un interior manso para servir la obra de Dios, y en lugar de contender con otros, use la palabra de Dios adecuadamente para servir a los demás, en lugar de querer manifestar mi opinión o mi pensamiento. Por eso, oro porque sin falta ore tres veces al día diariamente, y sin falta lea cinco capítulos de la Biblia diariamente. De ésta manera pueda esculpir en mi corazón una forma de vida y una actitud bíblica ante todas las situaciones, dejando a un lado mis pasiones juveniles los cuales sólo son fuente de problemas con otros.

Oro también porque pueda enseñar bien ésta palabra a otros, para que sean levantados obreros que sean diligentes en presentarse ante Dios aprobados, y que usen bien la palabra de verdad. Por eso, también oro por salir diariamente de lunes a viernes a pescar sin falta sirviendo a las ovejas en campos universitarios.

Una palabra: Quitar las contiendas para presentarme diligentemente como un siervo aprobado por Dios usando bien la palabra de verdad.

Wednesday, August 20, 2008

Buen soldado de Jesucristo

0 notes


BUEN SOLDADO DE JESUCRISTO


PALABRA/ II TIMOTEO 2:1-13

V. CLAVE/ II TIMOTEO 2:3, 4


Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.



Estando Pablo en la cárcel, Timoteo tendría muchas luchas interiores. Muchas dudas le agitarían y muchos temores entrarían en él. Por eso Pablo quiere fortalecer a Timoteo. Le hace recordar el espíritu de un siervo de Dios, esto es el de un soldado de Jesucristo. Oro porque a través de ésta palabra también pueda formar en mí un espíritu de soldado para servir la obra de Dios.


En los versículos 1 y 2 Pablo le dice a Timoteo que se esfuerce en la gracia que hay Cristo Jesús y que encargue la palabra a hombres fieles, idóneos para enseñar también a otros. Pablo le dice que sea esforzado. En otras versiones expresan éste versículo diciendo que sea fuerte. Como estudiamos en la palabra anterior, Timoteo tenía una actitud débil. Con facilidad le ganaba la impotencia cuando era fuertemente atacado. Pero Pablo le dice que en Cristo Jesús él puede ser fuerte. Con ésta actitud, también él debía de seguir enseñando la palabra aún en los tiempos difíciles encargando también a otros. ¿A quiénes debía encargar la palabra? Dice que encargue a las personas fieles. ¿Quiénes son las personas fieles? Son los que son responsables, los que dependen en Dios para hacer las cosas. A ésta clase de personas son a las que se les debe encargar la obra de Dios, pues ellos son los que seguirán levando el evangelio.


Para poder cumplir con éstas cosas, Pablo le dice el secreto de los siervos de Dios. Los versículos 3 y 4 dicen: “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.” El carácter de los siervos de Dios es que son como soldados.


¿Cómo son los soldados? Los soldados son los que han decidido dar su vida por su país. Ellos son los héroes de una nación, pues dejan a un lado los asuntos personales, asuntos familiares, asuntos sociales y demás para servir a la nación. Son los guerreros que salen al campo de batalla para darle la victoria a su país, aún a costa de sus vidas. Los soldados no ven por su propio bien, sino que ven el bienestar de su nación. Los soldados no ven por su propia familia, sino ven el bienestar de todas las familias. Viendo la película 10,000AC, Tic Tic, el cazador más viejo de la tribu, le dijo a D’Leh, un joven que había sido escogido para ser líder de varias tribus: “Un buen hombre traza un círculo alrededor de sí mismo y se preocupan por los que están dentro. Su mujer, sus hijos. Otros hombres trazan un cirulo más grande y ponen dentro a sus hermanos y hermanas. Pero algunos hombres tienen un gran destino. Ellos deben trazar un círculo alrededor de ellos que incluya a muchos, muchos más.” Ellos son fuertemente entrenados para que puedan soportar cualquier situación durante la guerra. En México no existe una imagen fuerte sobre el ejército, pues el ejército mexicano no es exigido tan fuertemente como en otros países. Pero en lugares como Corea y Estados Unidos son un símbolo nacional. A ellos se les maltrata como si fueran bestias de carga, no como seres humanos, pero a través de esto aprenden a soportar todas las presiones y a hacerse fuertes aún en las situaciones más peligrosas. Y con todo ello, ellos aprenden a ser fieles hasta el final a sus generales. En el libro El imperio de los dragones aparecen un grupo de soldados romanos que fueron traicionados al saber que eran muy fieles al César. Para recuperar el bienestar del Imperio, debían de terminar con una misión que los llevaría hasta China. En el camino hasta China hubo un punto en la historia donde ellos tuvieron la oportunidad de regresar a Roma. Los romanos querían regresar a Roma, pues no le hallaron sentido a ir a aquel país tan retirado y extraño, por lo que el General le dijo a sus dos centuriones y el par de soldados que iban con ellos que si querían, regresaran a Roma, pero él iría hasta donde fuera necesario para cumplir con su misión. Finalmente todo el grupo de soldados romanos siguieron a su general, y en China murieron defendiendo a su general y la misión que ellos tenían. Como éste, hay muchas historias plasmadas en libros, películas y series de televisión donde podemos ver el ideal de un soldado.


Nosotros somos soldados de Jesucristo. Fuimos tomados y apartados para servir al mundo con el evangelio. Cuando fuimos establecidos discípulos y pastores, juramos diciendo ‘Uno, soy soldado de la cruz de Jesucristo.’ Los cristianos actuales han perdido mucho éste espíritu de soldados. Van a la iglesia y a los estudios bíblicos, pero no tienen el espíritu de sacrificar todo por servir la obra de Dios. Por causa de esto muchas iglesias han dejado de enviar a los misioneros a otros países. Cada vez son menos las instituciones que crecen misioneros, solamente crecen pastores para que sirvan su localidad. Los miembros mismos de las iglesias buscan más una vida cómoda y actividades divertidas, que invertir su tiempo en leer la Biblia y estudiarla personalmente. Pero aún hay unas iglesias que luchan por guardar ése espíritu de soldados, y UBF es una de ellas. Muchos llegan a cansarse y reclamar: ¿Por qué tantas reuniones diarias? ¿Por qué tanto estudio de la Biblia? ¿Por qué tanto escribir Sogam y Pan Diario? ¿A qué horas podemos descansar y divertirnos? Pero, pensando en los soldados, ninguna de éstas preguntas son cuestionables. Los soldados entrenan tan duro que algunos mueren en los entrenamientos. Cuando están en guerra, no existen las vacaciones ni las diversiones, sino que deben de estar totalmente concentrados en la batalla. Quien se relaja y quiere descansar en medio de la guerra, ese seguro que muere. Nosotros estamos en pleno campo de batalla contra Satanás, así que no podemos estar buscando divertirnos y descansar, sino que tenemos que estar tensos todo el tiempo preparando los estudios bíblicos, leyendo la Biblia, sirviendo las actividades del Centro y saliendo a las universidades a invitar a los estudiantes al estudio bíblico. Los soldados no ponen como razón o pretexto no ir a la guerra porque tienen que ayudar a sus padres en el campo, ni porque su esposa esté embarazada, ni porque su hijo esté enfermo. Ellos, aún con todo el dolor en su corazón, dejan todo esto a un lado para defender el bienestar de su nación. Nosotros también, como soldados de Jesucristo, debemos tener el espíritu de dejar todo, aún cuando nos duela en lo más profundo de nuestro ser, para servir la obra de evangelización de los campos universitarios.


Durante la Conferencia Internacional, en el estudio de grupo con M. Don Kuper, él nos platicó de una experiencia suya. Su padre estaba en el hospital enfermo de gravedad con cáncer y los doctores no le dieron muchos días de vida. En aquel entonces él había sido invitado a la Conferencia de Reporte de Misión Mundial en Corea. Ante esa situación, el M. Don Kuper decidió por fe ir a la conferencia. Sus hermanos y otros familiares le criticaron mucho por dejar a su padre en el hospital e irse a la conferencia, hasta dejarle de hablar, pero M. Don Kuper nos dijo que su primera responsabilidad era ante el Señor, no ante su padre o su familia. Cuando regresó, su padre había fallecido, pero el misionero tuvo convicción de que hizo lo correcto ante Dios y por ello Dios también le pudo usar grandemente para servir la obra de Misión Mundial hasta ser el director de la obra de un país, Argentina.


Dios busca y usa a los hombres fieles, que tengan un carácter de soldado para servir la obra de Dios. Si en nuestro corazón hay otras cosas antes de la obra de Dios, no podemos ser instrumentos útiles para la obra de Dios, pues cualquier cosa nos va a detener de servirle a él. Como los soldados, para servir a Dios hay que sacrificar mucho, llorar mucho, dolernos mucho. Pero al final, cuando Dios nos de la victoria, porque tenemos asegurada la victoria si luchamos como buenos soldados de Jesucristo, podremos disfrutar de un gozo, paz y felicidad que no tendremos palabras para poder describirlas.


¿Pero cómo podemos nosotros sacrificarlo todo por Dios? ¿Por qué entregar todo de nosotros a Dios? Porque Cristo murió por mí en la cruz. Por justicia, yo debía morir por causa de mis pecados. Según la ley, debía ser condenado al infierno donde arde con fuego y azufre. Pero por la gracia de Dios, por su amor y misericordia hacia mi vida, me permitió conocer su palabra y con ello me ayudó a reconocerme como pecador para ser salvo en la sangre de mi Señor Jesucristo. ¿Quién más merece todo mi amor y mi respeto que aquél que dio su vida por mí para que yo pudiera seguir vivo? ¿Quién más merece toda mi fidelidad y mi honor sino aquel que me creó y me dio vida?


Oro para que toda mi vida la entregue a Dios y solamente a Dios. Yo reconozco que soy el más pecador de todos, porque siendo que desde mi niñez conocí la palabra de Dios, en mi vida he cometido pecados abominables delante de él. Los que nacieron en el mundo y se volvieron a Dios cometieron muchos pecados por ignorancia, pero yo estaba consciente de las cosas que hacía. Pero aún así, Dios me perdonó, me enseñó y me disciplinó, y continuamente quiere usarme para su obra. Todavía me cuesta trabajo negarme a mí mismo para perdonar a algunas personas, todavía me cuesta trabajo entregar a Dios el cien por ciento de mi tiempo para servir su obra, y me cuesta trabajo quebrar todos mis sueños para servir a Dios. Pero oro porque siga luchando y entrenándome para ser un buen soldado de Jesucristo. Oro porque me discipline en orar tres veces al día todos los días y a participar sin falta a la oración de la madrugada. Y oro porque desde que comiencen clases, diariamente vaya a campus a invitar al estudio bíblico y sin falta trabaje para cumplir con diez estudios uno a uno cada semana. Oro porque derrame mi vida para el Señor, y en éste tiempo que preparamos la Conferencia de Otoño sin cesar sirva con oración y preparación de la palabra para que 60 ovejas participen a la Conferencia y sean establecidos los candidatos a discípulos.


Una palabra: Uno, soy soldado de la cruz de Jesucristo.

Saturday, August 16, 2008

Windows 98

0 notes

It has been a little bit more than ten years since Windows 98 was released. I remember that when I moved from Windows 95 to Windows 98 I was pretty amazed... you actually could put more than 8 character long names to your files!!! I used to think a lot how to name my files to put them in 8 characters but with enough information to know which file was which one. People that didn't use Windows 95 won't be able to understand what I'm talking about. But, anyways, Windows 95 and 98 weren't true operating systems (OS). They were just graphic interfaces to use DOS 6. Windows XP is a true OS. It uses the Windows 2000 kernet, which was the new version of Windows NT, which took the kernel of OS/2 (an OS developed by Microsoft and IBM together).

Nowadays everyone uses an Widows NT kernel based OS (Windows 2000, Windows XP, Windows Server, Windows Vista). People just got used to it and are kind of confortable with it. However... I just had to install Windows 98 on a Pentium 4 computer!!!

I don't know who would do that if it isn't because he needs it (exept for computer geeks). Anyways, I'm having a lot of troubles of compatibility, and also I'm having memories of the problems I used to have.

Wednesday, August 13, 2008

Lo que Dios nos ha dado

7 notes

LO QUE DIOS NOS HA DADO

PALABRA/ 2 TIMOTEO 1:1-18

V. CLAVE/ 2 TIMOTEO 1:7

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Ésta es la última carta que Pablo escribe. Era la segunda vez que era encarcelado en Roma, por lo que también él sabía que el fin de su vida se acercaba. Pero con esto, Pablo no veía una derrota, ni quería que Timoteo se desanimara. Él conocía bien la debilidad de Timoteo, y por eso le escribe ésta carta.


Pablo comienza su carta confirmando su apostolado. Él fue establecido apóstol, no por hombres, no porque fuera de alguna manera digno de ello, sino él reconoce que fue solamente por la voluntad de Dios. Después, manifiesta su gran amor que tiene hacia Timoteo. Él le llama ‘amado hijo.’ Así expresa el estrecho amor que sentía hacia él. Pablo reconoce a Timoteo como un muchacho con una fe pura y un amor santo hacia Dios. Su fe fue introducida en su vida gracias a los buenos ejemplos de la vida de fe de su abuela y su madre. Ellas, aunque en un principio practicaban el judaísmo, educaron a Timoteo con el amor y el temor santo hacia Dios. Así, Timoteo pudo conocer a Dios y sus leyes desde su juventud. Cuando Loida y Eunice recibieron el evangelio y la aceptaron, así también habrían enseñado a Timoteo. Por eso él pudo crecer con una buena base de fe. Timoteo servía con pasión la obra de Dios hasta derramar las lágrimas.


Pablo sabía que ésta pasión de Timoteo era realmente muy bella, e incluso a él le llenaba de gozo. Timoteo tenía una fe no fingida. En otras versiones expresan diciendo fe genuina o fe sincera. Así, Timoteo había crecido en amor a Dios con toda sinceridad. Pero también Pablo supo que la pasión de Timoteo tenía una debilidad. Él supo bien que cuando más crecían las dificultades, Timoteo se sentía impotente. En ésa situación en que Pablo se encontraba en la cárcel, él pudo comprender muy bien lo que pensaba y sentía Timoteo. Muchos se habían apartado del evangelio por causa de Pablo, y muchos otros se levantaron para criticar a Pablo y a la obra que había servido. Por causa de todos estos alborotos generados por Satanás, Timoteo sentía cierta confusión. Timoteo se sentiría avergonzado porque su padre espiritual estaba en la cárcel. Cuando Pablo estaba fuera de la cárcel, entonces manifestaba gran poder de la palabra y nadie se atrevía a decir nada. Pero ahora que estaba en la cárcel, pareciera que todo estaba marchitando. ¿Es que el evangelio que predicaba Pablo estaba mal? ¿Es que Dios no sabe que le es más útil un Pablo libre que un Pablo aprisionado? ¿Es que la obra de Dios había fracasado? No era así, y Pablo sabía bien esto. Satanás ataca de muchas maneras para tratar de confundir a los creyentes y estorbar en la predicación del evangelio. Pero Pablo supo que para Timoteo le era difícil comprender esto. Por eso le dice: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” (v.7) Ante esas situaciones difíciles Timoteo no debía de temer ni de dudar. Lo que debía hacer era confiar en el Dios quien nos da el poder, el amor y el dominio propio. Pablo también escribió a la iglesia en Filipo, diciendo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (Fil. 4:13) Dios da poder para luchar en contra del poder de Satanás. Él pone muchas tentaciones y muchas tribulaciones en nuestros caminos en nuestra vida de fe, las cuales no podemos vencer con nuestras fuerzas, pero Dios nos da el poder para sobrellevar todas esas dificultades para salir victoriosos. También Dios da el amor. El amor que perdona y ama a cualquiera. Nosotros estudiamos en la Conferencia Internacional que Jesús oró pidiendo a Dios que perdonara a toda esa gente que se burlaba de él y le habían crucificado. Así también Juan declara que Dios es amor. Los siervos que viven dependiendo en Dios llegan a ser hombres que pueden amar aún a los que les hacen daño y los maltratan y oran por ellos. Y también nos da el espíritu de dominio propio. Esto es porque tenemos muchas malas costumbres arraigadas en nosotros por causa de nuestra vieja manera de vivir.


Por nuestra propia fuerza es difícil cambiar, pero si confiamos en Dios, él nos da la fuerza para poder controlarnos. Leyendo varias páginas anti-UBF y traduciendo la tesis de M. José Ahn, sé que muchos de los que salen de UBF se quejan de los misioneros diciendo que quieren imponer las costumbres coreanas más que lo que dice la Biblia. Por un lado la verdad es que tienen razón. Los misioneros coreanos fueron educados a la coreana y cuando llegan a un país extranjero, enseñan con los métodos coreanos. Esto es algo que todos los misioneros se esfuerzan en cambiar para ellos adecuarse a la cultura del nuevo país en lugar de hacer que los nativos se hagan como coreanos. Pero en realidad, en el fondo de los que critican a UBF de ésta manera, ellos no quieren vivir conforme a la Biblia, sino usan la Biblia solamente para justificar su forma de vida. Lo que se enseña en UBF, la oración de la madrugada, el Pan Diario diariamente, la meditación de la palabra y la confesión de nuestros pecados mediante el Sogam cada semana, el estudio intensivo de la Biblia, el método de estudio académico a través de la lectura de libros filosóficos, históricos y piados, salir a pescar a las universidades, dar los estudios uno a uno, concentrarse en los estudios de la Biblia más que en actividades llamativas, la boda de fe, todas estas cosas son cosas que ni los coreanos hacen. Si todos ellos lo hicieran, Corea sería económica, política, religiosa y socialmente más fuerte que los países europeos y que Estados Unidos. Pero la realidad de Corea es que es un país que ha sufrido por muchas invasiones extranjeras, y por causa de las constantes guerras, los jóvenes coreanos vivían como mendigos solamente esperando los donativos y las ayudas de los países poderosos. Los estudiantes estaban acostumbrados a solamente escuchar la clase ir a sus casas, hacer tarea, y regresar al siguiente día sin ninguna preparación previa o algún pensamiento crítico. Pero la visión de M. Samuel Lee y de M. Sarah Barry de que Corea sería un país que envía a los misioneros hacia todas partes del mundo, aún a Estados Unidos y a Europa, hizo que entrenaran muy fuertemente a los pastores con castigos severos, reuniones diarias para estudiar la Biblia y hacer debates sobre estudios filosóficos, escribir diez o quince páginas de Sogam, y otras muchas cosas. Cuando los primeros pastores coreanos aceptaron el entrenamiento de los fundadores de UBF sin queja ni discusión, llegaron a ser grandes siervos de Dios, que ahora son directores de la obra en otros países y continentes.


Dios no nos dio un espíritu de cobardía, sino que nos dio un espíritu de poder, de amor y de dominio propio. Oro porque conforme a ésta palabra pueda servir la obra de Dios. Durante el ciclo de primavera que terminó, tenía gran ánimo de servir la obra de Dios. Pero conforme transcurrió el año me fui decepcionando mucho al no ver los frutos. También, al ver la debilidad de algunos colaboradores y al escuchar la queja de otros, tuve mucha confusión en mi corazón. A lo mejor había que cambiar nuestro método en el Centro para que esté más a dock con el siglo en el que vivíamos. A lo mejor deberíamos hacer actividades más atractivas, en lugar de estar tanto tiempo sentados leyendo el cuestionario, el mensaje y escribiendo Sogam, o tantas reuniones de oración y de estudio, que aunque son la columna vertebral, a los estudiantes no les llama la atención. A lo mejor debemos buscar otro método de estudio de la Biblia que sea más interactivo, no tan académico.


Pero traduciendo y leyendo la tesis de M. José Ahn, recordé el verdadero espíritu de UBF. Nosotros no somos una iglesia que se dedique a las masas como tratan de hacer otras iglesias. Nosotros seguimos el método de Jesús, que es establecer a los discípulos. Qué bueno que hayan quienes se dediquen a las masas, pero nuestra misión no es servir en un lugar solamente, sino crecer a los apóstoles que vayan de misioneros a otras naciones a predicar el evangelio de Jesucristo. Para que Jesús diera la gran comisión de la misión mundial, él no se enfocó en la multitud. Les daba la palabra a la multitud que eran como ovejas sin pastor, pero el ministerio de Jesús fue establecer a doce apóstoles, y durante sus tres años de ministerio solamente se enfocó en ellos. Y de entre ellos doce, estableció a tres, y de entre los tres, a uno. Los cuatro evangelios manifiestan ésta obra de Jesús de establecer a los doce para finalmente darles la gran comisión de la misión mundial. El apóstol Pablo también tuvo que regresar al método de Jesús. Él estaba acostumbrado a ir a las sinagogas y discutir sobre la palabra. Pero cuando hizo esto, no hubo ninguna gran obra. Pero cuando estuvo en Éfeso, cambió su estrategia. Tomó a unos cuantos discípulos y se fue a la escuela de uno llamado Tiranno, y allí discutió cada día sobre la palabra durante dos años. Cuando Pablo usó el método de Jesús, de concentrarse en unos discípulos en lugar de a las masas, en toda Asia, entre judíos y entre griegos, todos oyeron de la palabra de Jesús. El método de UBF es basado en el método de Jesús, el cual también Pablo adoptó. Estudiar intensivamente la Biblia hasta sudar sangre, y enfocarnos en el crecimiento de los discípulos, no en el incremento masivo de los miembros.


Dios no me dio un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Oro porque guarde ésta palabra y sirva con fidelidad la obra en CUAAD en ése semestre de otoño. Satanás siempre va a poner piedras en mi camino para que huya, llore, me angustie, queje, y me enoje con Dios. Pero en lugar de esto, debo luchar sabiendo que Dios puso en mí espíritu de poder, de amor y de domino propio para vencer a Satanás y servir su obra de evangelización en las universidades en Guadalajara y el mundo entero. Por eso, oro que sin excusa luche contra mi cansancio para asistir a la oración de la madrugada, y lea por lo menos cinco capítulos de la Biblia diariamente. También oro para poder preparar bien los estudios bíblicos para poder servir a los pastores, discípulos y a las ovejas. Oro para que tenga dominio de mí mismo para aprovechar bien mi tiempo en servir a Dios y prepararme para ser usado por él, y también luche contra mi pecado para servir correctamente la obra de Dios delante de Dios.


Una palabra: Desafía, porque Dios te ha dado un espíritu de poder, de amor y de dominio propio.

Sunday, August 3, 2008

Eat, eat, eat....

2 notes

Hi blog. It has been a while.

I'm at Chicago. Each time I come to the US I feel like I eat all day and do nothing but eat. I'm not complaining, just sharing. I love to visit Chicago because I have family here and a lot of dear friends. I loved to go to LA because I have a beloved friend there. I loved to go to Toledo because I have a brother there.

But (always a but...), I'm used to eat with the Mexican time!!!
Breakfast: 8-9am
Lunch: 2-3pm
Dinner: 8-9pm

or even more, Guadalajara UBF time:
Breakfast and Lunch the same.
Snack: 7-8pm (chips, pan dulce, etc...)
Dinner: 11pm-12am

I feel like the day is very short and I'm just eating. But I'll have to get used to it if I'm planning to come to Chicago to study.

Please pray for me to get acepted in a gradschool program around here.