Wednesday, January 7, 2009

Versículo clave del año 2009

El título de oración para éste año 2009 en el Centro de UBF Guadalajara es santificarnos para glorificar a Dios. Conforme a la palabra de Juan 17, donde Jesús oró por sus discípulos para que siguieran el ejemplo de Jesús, quien se entregó a sí mismo para servir la obra de Dios y así glorificó a Dios y Dios le glorificó a él, oramos porque nosotros nos entreguemos a nosotros mismos para glorificar a Dios. Conforme a ésta dirección, también escogí mi versículo clave.

En el capítulo 2 de Filipenses, el apóstol Pablo les dice a sus colaboradores en Filipo que tengan el sentir de Cristo Jesús, quien siendo Dios, no tomó esto como cosa a qué aferrarse, sino que se humilló a sí mismo hasta tomar la forma de hombre y ser siervo de todos los hombres. Así les enseña a que tengan ésta humildad para colaborar unos con otros. Finalmente les dice en los versículos 14 y 15 que hagan todas las cosas sin murmuraciones ni contiendas, siendo irreprensibles y sencillos para que sean luminares en una generación maligna.

Cómo pastor mayor, director de una fraternidad, y líder espiritual para un siglo, debo vivir una vida santa, imitando a mi Señor Jesucristo. Sin embargo, volteo y me doy cuenta de los malos ejemplos que he dado. A veces quisiera simplemente dejar el título de líder, pues tengo que estarme cuidando mucho de todas las cosas que hago y digo. Muchas veces he hecho las cosas de la manera incorrecta, por lo que debo aprender y ser más sabio para colaborar con otros miembros. Pero otras veces me siento muy incomprendido porque solamente recibo críticas de las cosas que hago a pesar de que me esfuerzo en hacerlas bien. Cuando sucede esto, quisiera solamente renunciar, y dejar que si algo malo pasa, simplemente pase y que otro se haga responsable. Pero también sé que ésta sería una actitud muy irresponsable e inmadura como un líder.

Entonces, ¿cómo debo actuar? Dicen los versículos 14 y 15, hacer todo sin murmuraciones ni contiendas. No debo esperar ser comprendido, porque los líderes nunca van a ser comprendidos. En lugar de quejarme de esto, debo simplemente aceptarlo y hacer las cosas que debo hacer. También dice que sin contiendas. No buscar responsables y pelear y regañar hasta que lo acepten, sino también yo mismo asumir esa responsabilidad. Jesús también protegió a sus discípulos que fueron acusados por los fariseos por violar la ley del día de reposo. Jesús cargó sus culpas, comprendió su situación, y les cubrió con su amor. Así debo ser yo, que cargue con las culpas de los demás, comprenda su situación, y les cubra con el amor de mi Señor. Finalmente dice que debo ser sencillo e irreprensible como Hijo de Dios. Ésta es la parte más difícil, porque es fácil decirles a otros lo que deben de hacer, pero es difícil hacerlo uno mismo. Oro porque estudie profundamente la palabra de Dios personalmente y grabe en mi corazón la imagen de mi Señor Jesús, y viva siendo un imitador de Jesucristo. Oro porque en éste año 2009 pula mi interior con la palabra de Dios y viva irreprensible y sencilla como hijo de Dios sin mancha en una generación maligna y perversa. Oro para que pueda ser buen ejemplo de la vida de fe para los colaboradores dentro de la iglesia y para las ovejas en los campos universitarios.

Una palabra: Sin murmuración ni contienda, irreprensible y sencillo como hijo de Dios sin mancha.

0 notes:

Post a Comment